En 1983 el espíritu emprendedor de Bartolomé Méndez y Ana Mª Canelo les llevó a fundar Ibéricos del Andévalo, una empresa familiar.

Siempre habían tenido la curiosidad por el mundo del Cerdo Ibérico, esta curiosidad venia impulsada de sus padres y abuelos.

Los padres de ambos fundadores fueron productores del cerdo ibérico y el abuelo paterno de Ana Mª el señor Ildefonso Canelo se dedicaba al tratamiento de carnes y a la curación del producto estrella el Jamón Ibérico.